Informe de DDHH “Derecho a la libre orientación sexual”, Grupo de Acción Gay Lésbico (GAGL)

Se conocen dos casos ocurridos bajo la dictadura del General Alfredo Stroessner de persecución y represión de homosexuales hombres2. Se debe recordar que durante el régimen stronista muchas personas fueron secuestradas, torturadas y exiliadas, por oponerse al Dictador o por pensar distinto.

Los casos a los que se alude son derivaciones de dos crímenes, uno de ellos es el asesinato de Bernardo Aranda que sucedió el 1 de setiembre de 1959, el otro es el asesinato de un menor de 14 años, Mario Luis Palmieri, cuyo cuerpo se encontró el 28 de marzo de 1982.

Como consecuencia de la muerte de Bernardo Aranda fueron detenidos 108 homosexuales hombres para realizar las investigaciones del supuesto asesinato. Aranda era un locutor muy conocido de la Radio Comuneros (ubicada en el Barrio Obrero de Asunción). El 1 de setiembre de 1959 fue encontrado calcinado en su casa. Como “se sospechaba que era homosexual”, se dedujo automáticamente que los autores del supuesto crimen también lo eran y que por lo tanto cualquier homosexual estaba involucrado.

Aproximadamente desde el 2 de setiembre y los días siguientes, la Policía –cuyo jefe era el Gral. (SR) Ramón Duarte Vera y el Departamento de Investigaciones, el comisario Erasmo Candia realizó varias redadas en locales públicos de baile, donde se detuvieron arbitrariamente a muchas personas para averiguaciones, entre éstas, la mayoría fueron hombres que se suponía eran homosexuales. Muchos de ellos fueron llevados a la Comisaría 4ta. De Barrio Obrero. Se cree que se elaboró una lista con 54 nombres de los “amorales” que estuvieron presos, pero no se sabe si llegó a ser publicada.

En el diario El País del 30 de setiembre de ese año se publican párrafos de una carta anónima donde se defiende los derechos de los homosexuales: “Nosotros seguimos una vocación que es tan antigua como la propia humanidad, y en este siglo de consagración de todos los derechos humanos, nadie puede negarnos el derecho de hacer de nosotros mismos, de nuestro continente físico, lo que queremos, sin incomodar a los otros que no quieran hacer lo mismo que nosotros…”
________________________
*Esta información se reproduce de partes del artículo “Derecho a ala libre orientación sexual” elaborado por el Grupo de Acción Gay Lésbico, para el Informe de Derechos Humanos en Paraguay 1999, publicado por la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraugay (CODEHUPY) (http://www.codehupy.org/www/index.php?option=com_content&task=view&id=291&Itemid=21)
**Esta información se consiguió a través de entrevistas personales a las víctimas de las represiones testigos y familiares de las personas asesinadas, a quienes el GAGL agradece su valiosa colaboración hasta hoy no se han aclarado las circunstancias de la muerte de Bernardo Aranda; tampoco se sabe lo que ocurrió con las personas que fueron apresadas. Quizás investigando más profundamente se puedan obtener testimonios o pruebas de las violaciones de derechos humanos que sufrieron quienes fueron detenidos y detenidas. Lo que sí se puede afirmar, es que el caso Aranda generó en la sociedad paraguaya una reafirmación de los prejuicios contra la homosexualidad, el mote de los “108 y un quemado” (que hace referencia al número de homosexuales que fueron apresados y a la muerte de Bernardo Aranda), se socializó y hasta hoy se lo utiliza como una forma de descalificar a las personas aludiendo a su orientación sexual.